jueves, 8 de enero de 2015

Tapizar una silla de oficina

Dicen que "cuando el diablo no tiene nada que hacer, con el rabo mata moscas", y en mi caso me pongo a pensar en cosas de mi casa que no me gustan y en cómo cambiarlas sin tener que invertir ni un solo €uro.
Hace días que miraba mi silla de oficina con su color azul marino aburrido y monótono, y por otro lado miraba un retalito que tengo de tela de chulapa que me ha servido para forrar algunas cajas en esta habitación, ya ambientada en tonos blancos y rojos. Entonces llegó mi inspiración: HE TAPIZADO MI SILLA DE OFICINA!!
El resultado ha sido muy "cuqui", ya que se unifica con el resto de la habitación que poco a poco va tomando forma; os detallo cómo me las he apañado para este estupendo resultado:






En primer lugar, haciendo palanca en el respaldo, ya que va a presión, he separado la parte acolchada de la armadura, y por el hueco he introducido la grapadora de tapizar con total facilidad para fijar la tela a la estructura.




Después he desatornillado el asiento del esqueleto, he vuelto a hacer palanca ayudándome del destornillador para separar la zona tapizable de la estructura de dicho asiento, y he tapizado grapando la tela con normalidad.


Por último he atornillado la base a su estructura de nuevo y el resultado ha sido increíble!! Había estado mirando sillas de oficina en internet para valorar alguna opción de cambio, pero creo que aparte de haberme ahorrado un dinerito, he conseguido un diseño personalizado acorde con la decoración de esta habitación. Espero que os haya gustado!!